Glucosamina y Condroitina

Para cuidar las articulaciones

La glucosamina y el sulfato de condroitina

El desgaste de las articulaciones es una de las molestias más frecuentes de las articulaciones. En los países industrializados aproximadamente un 50% de la población sufre alteraciones degenerativas de las articulaciones y de la columna vertebral.

Existen muchos factores o causas que contribuyen a la aparición de esta dolorosa y tan extendida enfermedad. Generalmente, se trata de degeneraciones que aparecen con la edad, pero también puede ser provocada por exceso de peso, accidentes, trastornos circulatorios, por adoptar posiciones inadecuadas, así como por una mala alimentación. Los cartílagos de las articulaciones están compuestos por fibras de colágeno muy lisas y elásticas por lo que los movimientos se producen sin apenas roces. Debido a los movimientos mecánicos de las articulaciones se va produciendo un desgaste que el cuerpo, sin embargo, compensa de forma rápida generando más sustancia cartilaginosa.

En las personas mayores esta capacidad regenerativa va disminuyendo lo que puede ser la causa de dolencias en las articulaciones. La capa cartilaginosa se vuelve áspera se agrieta y los movimientos dejan de producirse sin rozamientos. El cartílago se va reduciendo y, en algunos casos, llega incluso a desaparecer total o parcialmente. Los dos extremos de los huesos entran en contacto sin protección produciendo dolorosas molestias. Las fibras cartilaginosas desgastadas provocan frecuentemente irritaciones e inflamaciones en las articulaciones lo que se denomina artrosis activada.

En casos extremos pueden producirse incluso deformaciones que a causa del roce permanente pueden conducir a una alteración de toda la estructura de la articulación.

Naturaleza y funciones del cartílago

El cartílago es un tipo de tejido conectivo que es más flexible que el hueso. Los diversos tipos de cartílago tienen varias funciones estructurales importantes, tales como:

  • Cubrir la superficie de los huesos donde se juntan.
  • Proporcionar el soporte rígido para estructuras como la laringe y la tráquea.
  • Hacer el material flexible que conecta las costillas al esternón.
  • Es componente de los discos intervertebrales.
  • Hacer el tejido flexible, el apoyo de la oreja.

Durante el desarrollo en el útero, el esqueleto fetal se compone principalmente de cartílago. Al tiempo de nacer, de gran parte de esto se ha calcificado para formar el hueso. Cuando los huesos largos crecen, crecen en una zona cartilaginosa que conecta el eje del hueso con la epífisis, la placa de cartílago epifisario. El nuevo cartílago se produce en esta placa y en el extremo de la placa se calcifica este para formar hueso nuevo. Después de la adolescencia el eje y la epífisis de la mecha del hueso (placa de cierre epifisario) y el crecimiento lineal se detiene.

El cartílago es rico en un grupo de sustancias, los proteoglicanos, que contienen proteínas, pero son en gran parte compuestas por polisacáridos conocidos como glicosaminoglicanos a los cuales se debe la característica flexible del cartílago.

El orígen de la Glucosamina y la Condroitina en los complementos alimenticios

El sulfato de condroitina utilizado para los complementos se deriva del cartílago de los animales de granja (cerdo o la ternera) o en el cartílago de peces cartilaginosos como los tiburones. La glucosamina es producida por la hidrólisis ácida de las conchas de langosta, cangrejo, camarón o gamba y se comercializa en una serie de formas químicas ligeramente diferente, que en parte dependen de el ácido se utiliza para la hidrólisis de las conchas:

  • N-acetil-D-glucosamina (El grupo amino de la glucosamina es acetilado.)
  • D-glucosamina-HCI
  • D-glucosaminasulphate.2KCI
  • D-glucosaminasulphate.2NaCI.

Ellos tienen muchas probabilidades de convertirse en clorhidrato de glucosamina por el ácido clorhídrico del estómago.

El tamaño de las moléculas del sulfato de condroitina depende de su origen. Si son demasiado grandes no pueden atravesar de la pared intestinal en su forma intacta. La condroitina se mantiene intacta en el estómago y el intestino delgado, pero es degradada por bacterias en el intestino grueso. La condroitina del cartílago de tiburón tiene un peso molecular bajo de (50-10 000) que con cierta facilidad puede penetrar las paredes intestinales y estar disponible en el organismo antes de ser descompuesto en el intestino grueso. Debido a su peso molecular elevado, la condroitina de los animales de granja tiene más dificultad en penetrar las paredes intestinales y gran parte se descompone en el intestino sin ser absorbido por el organismo(Volpi, 2003)..

Dosificación

La dosis máxima recomendada de glucosamina es de 1500 mg / día, lo que se puede administrar en una o más partes alícuotas. No se observaron efectos adversos importantes de tomar glucosamina. Se ha informado además de la incidencia ocasional por lo general transitoria como molestias gastrointestinales leves. La dosis máxima de sulfato de condroitina es de alrededor de 1200 mg / día. Las combinaciones de las dos sustancias también están ampliamente disponibles y ampliamente utilizadas.

La cantidad que se recomienda tomar también depende del peso corporal de cada persona.

Su peso corporal Dosis diaria recomendada
menos de 60Kg 1000mg Glucosamina
800mg Condroitina
entre 60Kg y 100Kg 1500mg Glucosamina
1200mg Condroitina
más de 100Kg 1500mg Glucosamina
1200mg Condroitina

Estudios cientificos

Justificación para el uso y la evidencia de la efectividad

Un suministro continuo de glucosamina es recomendado para la síntesis de los proteoglicanos necesarios para la síntesis de cartílago, que es necesario para la reparación y regeneración continua de las estructuras cartilaginosas.

Una teoría ampliamente promulgada utilizada por los suplementos de glucosamina es que la tasa de producción endógena de glucosamina es lenta y es un factor limitante en la producción de proteoglicanos en el cartílago. Los suplementos de glucosamina, aceleran la producción de proteoglicanos en las articulaciones y estimulan así la reparación de las articulaciones y reducen la erosión del cartílago en la artrosis vista. También se ha sugerido que la glucosamina puede tener efectos anti-inflamatorios que contribuyen a su efecto beneficioso en la artritis (antiinflamatorios no esteroideos, inflamatorios no esteroideos son el principal tratamiento farmacológico para la artrosis).

En estudios in vitro indican que la glucosamina, puede de hecho, aumentar la tasa de producción de proteoglicanos en los condrocitos cultivados (Bassleer et al. 1998).

La glucosamina también inhibe la interleucina-l-beta estimulación inducida de algunos mediadores de la inflamación en los condrocitos humanos aislados (Shikhrnan et al. 2001).

Los ensayos clínicos de la eficacia de la glucosamina se inició hace más de veinte años.

McAlindon et al. (2000) llevó a cabo un meta-análisis de ensayos de glucosamina y condroitina para el tratamiento de la osteoartritis de la cadera y la rodilla que fueron de más de cuatro semanas de duración y que se habían publicado antes de mediados de 1999. El análisis inicial de todos los estudios sugieren un efecto beneficioso moderado a grande de estas dos sustancias en el tratamiento de la osteoartritis.

Es verdad que muchos de los estudios fueron financiados por las empresas implicadas en la venta y fabricación de estos suplementos. A pesar de estos defectos en los estudios revisados, se concluyó que ambos compuestos seguramente tenían alguna eficacia en el tratamiento de la osteoartritis, aunque menos de lo que los datos agregados no contrastados sugirieron. El análisis también sugiere que los períodos de más de un mes puede ser necesarios para conseguir plena eficacia.

Desde el estudio de McAlindon et al, Varios estudios controlados grandes y de largo plazo del uso de la glucosamina han sido publicados. Reginster et al. (2001) llevó a cabo una prueba de tres años, doble ciego, controlado con placebo con una dosis diaria de 1500 mg de glucosamina. Asignaron al azar 212 personas con osteoartritis de la rodilla para recibir la glucosamina o placebo. En el grupo de placebo, hubo un estrechamiento progresivo del espacio de articulación de la rodilla y un ligero empeoramiento de los síntomas, mientras que en el grupo de glucosamina no hubo estrechamiento del espacio articular, pero si una mejoría en los síntomas.

Un estudio de tamaño similar por Pavelka et al. (2002) reportó resultados cualitativamente similares. concluyendo que el tratamiento a largo plazo con glucosamina parece tener un efecto modificador de la enfermedad en la artrosis, que afecta positivamente tanto los síntomas como una medida objetiva de la progresión de la enfermedad.

Los 9 puntos

Resumen de los 9 puntos de Cómo curar la Artritis del del Dr. Theodosakis

1. Consulte con su médico

Algunas condiciones pueden ser parecidos con las de la artritis. Su medico u ortopeda puede determinar la causa de las molestias.

2. Tome Glucosalina y Condroitina para regenerar las articulaciones

Estas dos sustancias son el corazón del programa. La cantidad a tomar depende sobre todo del peso corporal.

La dosificación puede variar según el dolor y la condición general. Algunas personas notan una mejoría en seguida y reducen la cantidad inicial a la mitad y algunos dejan de tomarlo una vez que las molestias han desaparecido. Se recomienda tomar la dosis diaria dividida en dos o tres tomas durante el curso del día, preferentemente con las comidas. La vitamina C favorece la función de la glucosalina y del sulfato de condroitina y es recomendable tomar también un complemento con vitamina C.

3. Mejora la bio-mecánica para evitar una sobrecarga de las articulaciones

Una postura correcta y el uso adecuado de los músculos, huesos, ligamentos y articulaciones es fundamental para la recuperación. Hay personas que han mejorado su estado únicamente por cambiar su forma de andar y de sentarse. Un análisis de su bio-mecánico no puede hacer daño. Un medico especializado, ortopeda o fisioterapeuta le puede asistir en corregir una postura errónea.

4. Realice alguna actividad física

una actividad regular durante toda la vida puede evitar muchos problemas de la salud. En el pasado algunos expertos atribuyeron al gimnasio como la causa que podia provocar artrosis. Hoy se sabe que una actividad hecha correctamente no provoca artrosis. Al contrario, durante el proceso de movimiento el líquido en la articulación penetra mediante la compresión y decomprensión en el cartílago como si fuera una esponja. El líquido sinovial es la nutrición del cartílago y únicamente por el movimiento se puede garantizar que llega a las capas más profundas del cartílago.

5. Mantenga una dieta sana y equilibrada

Evita los grasos saturados, el exceso de carne, comidas preparadas, incluye verduras como brócoli, espinacas, zanahorias, pescado y frutas frescas como melocotones, melón, mangos y papaya en su dieta.

6. Controle su peso corporal

Un exceso de peso es una carga excesiva para las articulaciones y hay que evitarlo. Si tiene sobrepeso es fundamental reducir la inesta de calorias y adaptar su estilo de vida a un plan de control de peso. Un excesiva carga sobre los articulaciónes no sólamente causa un desgaste mayor, también dificulta la regeneración del cartilago.

7. Evite las depresiones

Está comprobado que las depresiones empeoran los dolores y el estado de salud en general. Haga lo posible para recuperar la sonrisa.

8. Tome la medicación convencional si es necesario

Si tiene mucho dolor es recomendable tomar medicamentos para el dolor (NSAIDs). En general son compatible con la toma de glucosamina y condroitina.

9. Mantenga una actitud positiva

Su actitud está estrechamente vinculada con su estado general y su estado de salud. Se ha comprobado que el sistema nervioso y el sistema inmunológico reaccionan a la actitud de las personas.

Libro

Como curar la artritisFinalmente, el trabajo sensacional de Dr.Med. Jason Theodosakis, Cómo curar la artritis, también ha aparecido en español. Por primera vez hay un trabajo que se acerca a la artritis y la artrosis en un nuevo contexto, y se ofrece para curar esta enfermedad. Que no hace la medicina convencional aún en gran medida paliativa , es decir, proporciona medicamentos que reducen el dolor pero no la causa.

Según el Dr. Theodosakis, que puede exponer con una fuerte evidencia y la experiencia del círculo de sus pacientes. El dolor en las articulaciones artríticas son el resultado de la erosión del cartílago, no es simplemente una dolencia relacionada con la edad degenerativa e imparable, sino un fenómeno reversible.

La recuperación se puede efectuar gracias a las dos sustancias, el sulfato de glucosamina y la condroitina cuyos beneficios describe el autor en detalle.

El concepto nuevo de esta terapia, que ya está comprobada por una larga serie de tratamientos con éxito, es aún más convincente, ya que no implica efectos secundarios no deseados. También fascinante es el aspecto que aquí la primera evidencia podría aducirse para demostrar que estos complementos alimenticios han dejado de muchos exponentes de la medicina tradicional poco más que una sonrisa amable. Interesantes resultados terapéuticos se puede lograr. Y sin embargo, en esta área, encontramos que la medicina convencional ha llegado a sus límites.

Las dos sustancias son el foco de un programa de nueve puntos para ayudar a las personas que quieren retroceder el proceso de la artritis o tratar que esta desaparezca completamente. Y un programa adicional de siete puntos está diseñado para que se eviten las molestias relacionadas con la degeneración de los cartílagos.

Dr.Med.Jason Theodosakis, Brenda Adderley, Barry Fox: Cómo curar la artritis
(Urano Ediciones Sa)
.

Las causas principales de la artritis y artrosis

En realidad, las causas pueden ser múltiples. Para analizarlas, nos podemos preguntar ¿Por qué aumenta la condición de artritis y artrosis en el mundo desarrollado? y ¿No son suficientes los nutrientes que consumimos con una dieta normal para mantener el equilibrio en las articulaciones? Las dos preguntas tienen muchas respuestas. Intentamos tratar las más importantes.

¿Por que se registra un aumento de esta condición en el mundo occidental?

1. Sobrecarga en los articulaciones

Muchas personas han sido activas físicamente en su juventud haciendo deporte o por una actividad física en su trabajo. Esta actividad puede causar un desgaste excesivo y puede provocar a edades avanzadas, un desgaste, cuando la capacidad de regeneración disminuye. Eso puede producir problemas en las articulaciones que tienen su origen muchos años atrás.

2. Sobrepeso

El sobrepeso que afecta una gran parte de la población, tiene un efecto negativo sobre las articulaciones, en proporción directa a los kilos que tenemos demás. Si además las cargamos peso en una actividad de recreo o como actividad laboral, aumentamos el desgaste del cartílago y contribuimos a su degeneración.

3. Falta de actividad física

De la misma manera que no se deben sobrecargar las articulaciones de forma regular, es necesario hacer una actividad física adecuada. Una actividad sentados causa igualmente un empeoramiento de la flexibilidad de los cartílagos. Una actividad regular y adecuada a la edad de las personas como andar, nadar, bicicleta… es importante para mantener los huesos y los articulaciones en un buen estado.

4. La edad

El hecho que la expectación de vida haya aumentado, implica que las articulaciones tienen que estar activas muchos más años. En realidad las personas mayores de 55 años son las que más sufren los problemas artritis y artrosis.

5. Radicales libres

Hoy se sabe que muchos procesos degenerativos son causados o favorecidos por el estrés oxidatixo, causado a su vez, por los radicales libres, muchos factores en el medioambiente, pero también por nuestro estilo de vida moderno que aumenta la cantidad de radicales libres a los cuales nuestro cuerpo esta expuesto.

Estos son algunas de las causas de la artrosis y de la artritis.

¿No son suficientes los nutrientes que consumimos con una dieta normal para mantener el equilibrio en las articulaciones?

1. Desgaste

El mayor desgaste, y el aumento en la expectación de vida puede requerir una cantidad más elevada de los nutrientes favorables para la regeneración de los cartílagos para mantenerse en equilibrio.

2. Alimentación

Nuestra alimentación no contiene los mismos elementos ortomoleculares como la de nuestros antepasados. Sustancias que hoy prácticamente no se consumen y que son especialmente importantes para la regeneración del cartílago se consideran basura o se usa en procesos industriales. Sustancias como el tejido del cartílago animal tiene poco uso en la cocina moderna.

3. Cambios alimentarios en la edad

Especialmente en la edad muchas veces aumenta el desequilibrio entre oferta y demanda. Al hacernos mayores normalmente el consumo de alimentos disminuye porque al hacer menos actividad física la necesidad calórica es inferior. Al otro lado aumenta la necesidad de ciertos nutrientes que debido a la menor ingesta de comida ha disminuido.

Enriquecer la dieta con complementos alimenticios de Glucosamina y Condroitina es una manera eficaz y sin efectos secundarios de optimizar la regeneración del cartílago de las articulaciones y recuperar el equilibrio entre el desgaste y la reconstrucción de las articulaciones. Son dos sustancias que han ayudado a muchas personas a recuperar un estilo de vida que estaba afectado por el dolor y la reducción de movilidad. Estas personas ya pueden ahora disfrutar una vida mejor, más activa y menos dolorosa.

Usuario:      
Contraseña:

Recomendado

Glucosamina Condroitina sulfato